Close

Junio 19, 2020

Viviana Bondaruk: “La agroecología nos acerca un poco más a la soberanía alimentaria”

La Ingeniera Agrónoma y Becaria CONICET, Viviana Florencia Bondaruk brindó una notable exposición acerca del sistema de producción urbano de alimentos, y como la agroecología puede ser una opción para que las ciudades viren hacia un modelo más amigable con el medio ambiente, y en consonancia nos acerequemos a la soberanía alimentaria.

“La agroeocología es un modelo de producción de alimentos alternativo al modelo convencional. Una de sus facetas más interesantes es la de avanzar hacia un modelo productivo que considere e integre una perspectiva socioambiental y que esto acerque la producción hacia el concepto de soberanía alimentaria, que es mucho más que la seguridad alimentaria, porque no busca simplemente la producción de los alimentos, sino que también tiene en cuenta a la sociedad en su conjunto y a los pueblos y productores que están detrás de la producción. En adición, busca que estos alimentos sean producidos en condiciones adecuadas y amigables con la sociedad y el ambiente, y además se garantice el acceso de todos a los alimentos” expresó quién además se desempeña en el Instituto de Investigaciones Fisiológicas y Ecológicas Vinculadas a la Agricultura (IFEVA)

En relación a lo urbano, subrayó: “En nuestro rol de ciudadanos y consumidores, todos podemos constituirnos en interventores directos en la producción de frutas y hortalizas, a través de, por ejemplo, las huertas urbanas. Este fenómeno que es cada vez más fuerte puede abarcar distintas aristas a través del aprovechamiento de ciertos espacios públicos para la producción de alimentos mediante prácticas agroecológicas. No necesariamente requerimos un reservorio de suelo para generar una huerta. Puede desarrollarse en techos, y podría desarrollarse tranquilamente en distintas terrazas de las ciudades de nuestro país. Como consecuencia, se podría integrar  el consumo de alimentos más sanos con una producción agroecológica que genere beneficios múltiples a las ciudades”

“No necesariamente requerimos un reservorio de suelo para generar una huerta. Puede desarrollarse en techos, y podría desarrollarse tranquilamente en distintas terrazas de las ciudades de nuestro país. Como consecuencia, se podría integrar  el consumo de alimentos más sanos con una producción agroecológica que genere beneficios múltiples a las ciudades”

Por último, sostuvo que de los casos municipales de nuestro país, es destacable el caso rosarino “porque no tiene en cuenta la cuestión más marketinera de la agricultura urbana, sino que lo pone en un lugar como política de estado del municipio e integra no solo el desarrollo de la agricultura urbana con prácticas agroecológicas, desarrollo de las huertas, compostaje y reciclado de residuos, sino que aparte toma en consideración la cuestión social al generar asociativismo y organización entre los huerteros y productores fomentando el consumo responsable, la solidaridad y el concepto de economía circular

 

La charla completa acá: