Close

Julio 29, 2020

LA PRODUCCIÓN DE ENERGÍA VERDE ACABA DE SUPERAR A LOS COMBUSTIBLES FÓSILES EN EUROPA

Energía verde acaba de superar a combustibles fósiles en Europa

Cerca de 40% de la electricidad en el primer semestre, en los 27 países de la UE, provino de fuentes renovables, en comparación con 34% de plantas que queman combustibles fósiles, según el grupo ambientalista Ember en Londres. Como resultado, las emisiones de dióxido de carbono del sector eléctrico cayeron 23%.

El aumento es significativo y alentador para los legisladores mientras Europa se prepara para el gasto de miles de millones de euros para recuperarse del virus y dirigir al bloque hacia la neutralización de su huella de carbono a mediados de siglo. Las nuevas instalaciones eólicas y solares y las condiciones climáticas favorables impulsaron la producción eólica y solar en la primera mitad de 2020. Esa creciente energía verde y una caída en la demanda de energía debido a la pandemia causaron la caída del uso de combustibles fósiles. La energía eólica aumentó un 11%, la solar un 16% y la hidroeléctrica un 12%. La generación de bioenergía aumentó aproximadamente un 1%.

“Esto marca un momento simbólico en la transición del sector eléctrico de Europa”, dijo Dave Jones, analista de electricidad en Ember. “Para países como Polonia y República Checa, a quienes se les está dificultando salir del carbón, ahora hay una vía clara”.

Si bien la demanda de energía se desplomó, la producción de parques eólicos y solares aumentó debido a que más plantas se alinearon con un clima ventoso y soleado. Al mismo tiempo, las condiciones húmedas impulsaron la energía hidroeléctrica en Iberia y los mercados nórdicos.

“Las energías renovables generaron más electricidad que los combustibles fósiles, impulsados ​​por el viento y la energía solar que reemplazan al carbón. Ese es un progreso rápido de hace solo nueve años cuando los combustibles fósiles generaron el doble que las energías renovables.” Dave Jones analista senior de electricidad en Ember.

Jones agregó:

“Ahora está claro que la transición del carbón a la limpieza en Europa está ocurriendo más rápido de lo que la mayoría de la gente esperaba. Por un lado, COVID-19 ha desacelerado las nuevas instalaciones eólicas y solares este año, pero por otro lado, nos ha demostrado que nuestras redes eléctricas pueden hacer frente a cuotas récord de viento y energía solar en la red eléctrica, aunque se han expuesto algunas inflexibilidades. Las energías renovables han demostrado ser más resistentes que los combustibles fósiles ante esta crisis”

Estas condiciones ayudaron a las energías renovables a convertirse en una rareza positiva en medio de todo el tumulto económico de este año. En muchas áreas, las fuentes renovables de electricidad tienen prioridad para la red, lo que significa que podrían seguir creciendo incluso cuando la demanda se redujo y apagaron otras centrales eléctricas.

La demanda de electricidad en la UE cayó 7% en general. La generación de energía con combustibles fósiles cayó 18% en el primer semestre en comparación con el año anterior. La generación renovable creció 11%, según Ember. El carbón fue, de lejos, el mayor perdedor en 2020. Es una de las fuentes de energía más contaminantes y su participación se está desplomando en Europa a medida que el precio del carbón aumenta y los Gobiernos toman medidas para reducir las emisiones.

El carbón cayó un 32% y el gas natural cayó un 6% en toda la UE. Todos los países de la UE que todavía usan carbón experimentaron una caída en la generación de carbón: Alemania lideró en términos absolutos con una caída de 31TWh (39%), Polonia (12%), República Checa (20%), Bulgaria (20%) y Rumania (40%). Algunas de las mayores caídas porcentuales del uso del carbón ocurrieron en los siguientes países:

  • Portugal : 95% (eliminado el próximo año)
  • España: 58%
  • Austria 54%
  • Grecia 58%
  • Irlanda 48%

A pesar de los aspectos económicos, la decisión de acabar con el carbón de una vez por todas dependerá de acuerdos políticos entre productores y Gobiernos.

Una consecuencia del salto en las energías renovables es que los precios negativos han aumentado. En días particularmente ventosos o soleados, cuando no hay mucha demanda, se puede inundar la red con energía. Eso está llevando a los parques eólicos a apagar y a pagar a los clientes por consumir electricidad.

Con estos hechos históricos se espera que siga aumentando el porcentaje de utilización de la Energía verde en Europa y disminuya los combustibles fósiles, lo que esta pasando  es un avance significativo en el Viejo Continente. Aún resta saber si en nuestra región y particularmente en nuestro país estamos preparados para abordar el mismo camino y transicionar lo más rápido posible hacia un sistema de producción y consumo de energía verde o si los combustibles fósiles seguirán siendo dominantes por muchos años más en el mercado Latinoamericano. Condiciones sobran.

 

Fuentes: Bloomberg Avatar Energía