Close

Julio 8, 2020

BOSQUES DE MIYAWAKI: PEQUEÑOS BOSQUES URBANOS

“Detener la deforestación es esencial para evitar los peores efectos del cambio climático global.
La destrucción de los bosques crea casi la misma cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero que los viajes mundiales por carretera, y aún así continúa a un ritmo alarmante”

  • Los bosques urbanos en miniatura, conocidos como “Bosques de Miyawaki” plantados con un método inventado por el botánico japonés en la década de 1970 están creciendo en popularidad.
  • Los densos bosquecillos repletos de biodiversidad pueden prosperar en áreas del tamaño de una cancha de tenis.
  • En los “Bosques de Miyawaki”,  los árboles crecen más rápidamente y absorben más CO2 que las plantaciones cultivadas para producir madera

¿Cuánto espacio crees que necesitás para cultivar un bosque?

Si su respuesta es mayor que un par de canchas de tenis, piense de nuevo. Los bosques en miniatura van surgiendo en parcelas de tierra en zonas urbanas de todo el mundo, frecuentemente plantado por comunidades locales utilizando un método inspirado en los templos japoneses.

La idea es simple: identificar parcelas de tierra parda, plantarlos densamente con una amplia variedad de plántulas nativas y dejarlos crecer con una intervención mínima. El resultado según quienes proponen este método, son ecosistemas complejos perfectamente adaptados a las condiciones locales que mejoran la biodiversidad, crecen rápidamente y absorben más CO2.

El método Miyawaki

El método se basa en el trabajo del botánico japonés Akira Miyawaki. Descubrió que las áreas protegidas alrededor de templos, santuarios y cementerios en Japón contenían una gran variedad de vegetación nativa que coexistía para producir ecosistemas resilientes y diversos. Esto contrastaba con los bosques de coníferas, árboles no autóctonos cultivados para madera, que dominaban el paisaje.

Su trabajo se convirtió en el Método Miyawaki – un enfoque que prioriza el natural desarrollo de bosques utilizando especies nativas. Los bosques de Miyawaki pueden convertirse en ecosistemas maduros en solo 20 años, asombrosamente rápido en comparación con los 200 años que puede tomar un bosque para regenerarse por su propia cuenta. Actúan como oasis de la biodiversidad, soportando hasta 20 veces más especies que los bosques manejados no nativos.

Los polinizadores locales como mariposas y abejas, escarabajos, caracoles y anfibios se encuentran entre los animales que prosperan con una mayor diversidad de comida y refugio.

Reverdecer espacios urbanos en todo el mundo

La popularidad de los “bosques de Miyawaki” está creciendo, con iniciativas en la India, el Amazonas y Europa. Proyectos como “Bosques urbanos” en Bélgica y Francia, y “Pequeño bosque” en los Países Bajos, están reuniendo voluntarios para transformar pequeñas parcelas que solían ser baldíos, en zonas reverdecidas.

Los bosques urbanos aportan muchos beneficios a las comunidades más allá de su impacto en la biodiversidad. Los espacios verdes pueden ayudar a mejorar la salud mental de las personas, reducir los efectos nocivos de la contaminación del aire, e incluso contrarresta el fenómeno de las islas de calor en las ciudades, donde las extensiones de concreto y asfalto elevan temperaturas anormalmente altas.

Sumideros de carbono

Pero es el potencial para ayudar a combatir el cambio climático lo que hace que los bosques de Miyawaki sean una opción particularmente atractiva para muchos ambientalistas. La reforestación es una parte clave de las estrategias para limitar el aumento de las temperaturas globales en 1.5 ℃, con iniciativas como Bonn Challenge, Trillion Trees Vision y el proyecto 1T del Foro Económico Mundial que establece objetivos ambiciosos.

Se estima que los bosques nuevos o restaurados podrían eliminar hasta 10 gigatoneladas de equivalente de CO2 para 2050.

Sin embargo, no todos los bosques son igualmente efectivos en la captación de carbono. Bosques maduros de árboles nativos absorben mucho más CO2 que las plantaciones de monocultivos que componen muchos proyectos de reforestación. A medida que los científicos aprenden más sobre el papel de otros factores, como el carbono en el suelo, cada vez es más claro que plantar el tipo correcto de árboles es tan importante como el número.

Los grupos de conservación enfatizan que los “bosques de Miyawaki” no deben verse como una alternativa, con el objetivo de seguir protegiendo los bosques nativos existentes. Las áreas boscosas pequeñas y sin conexión nunca pueden reemplazar las grandes extensiones de bosque que son vitales para tantas especies y que siguen amenazadas por las plantaciones comerciales y la agricultura de tala y quema. Pero si tiene un descampado de tierra baldía en su comunidad local que está inactivo, un “bosque de Miyawaki” podría ser una forma de hacer su parte para ayudar al ambiente.

 

Presupuesto

Si te interesa la iniciativa y creés que puede ser beneficiosa para tu municipio, contactanos enviándonos un mail a info@ideaspanal.org o por acá detallando el nombre del proyecto y te asesoramos.

 

Fuente: WorldEconomicForum Por Alex Thornton.